Line separator

ÚLTIMAS
NOVEDADES

Iniciar a los niños en el Yoga

El Yoga es una disciplina mental y física originaria de la India, gracias a ella se consigue conectar el cuerpo, la respiración y la mente.



Se utiliza para mejorar la salud mental y la salud en general, con muy buenos resultados para todo aquel que lo practica.


Esta disciplina es ideal para los niños a partir de 3 años, ya que es una gran ayuda para su crecimiento, favoreciendo la flexibilidad, corrigiendo posturas y canalizando toda su energía.


Consiguen conectar con ellos mismos, aprenden a reconocer partes de su cuerpo, a controlar sus emociones, a ser más conscientes del cuidado del medio ambiente y del comportamiento con los demás.



BENEFICIOS

  1. Aumenta la flexibilidad.

  2. Mejoría en la autoestima.

  3. Fomenta el autoconocimiento.

  4. Se fortalece el vínculo entre los niños y los familiares.

  5. Consiguen relajar la mente y calmarse.

  6. Fomenta el compañerismo y la amistad.

  7. Ayuda contra el estrés.

  8. Estimula la imaginación y creatividad.

  9. Mejora la concentración

  10. Mejora la postura

  11. Aumenta la fuerza y la resistencia

Si se consigue trabajar las posturas de una manera en la que el niño se sienta cómodo y entretenido, se desarrollará la capacidad de atención. A continuación, os dejamos 4 posturas muy fáciles para que podáis empezar a practicar esta técnica cuanto antes.


POSTURAS


El perro: deberán colocar las manos y las rodillas sobre el suelo y, mientras inspiran, estirar las piernas y los brazos hasta formar una V invertida. En esa posición, les podemos pedir que relajen la cabeza mirando sus pies durante unos minutos antes de comenzar a exhalar el aire y regresar a la postura inicial.


El niño: los niños tendrán que apoyar las rodillas en el suelo, con los glúteos apoyados sobre los talones, los brazos estirados mientras apoyan la frente en el suelo.


El árbol: estimula el equilibrio. Hay que ponerse de pie con las piernas juntas y los brazos extendidos, flexionarán la pierna derecha, apoyándola sobre el muslo izquierdo. Tendrán que tomar aire por la nariz en profundidad, y que exhalen a medida que vuelven a la posición original. Repetimos el ejercicio con la otra pierna.


El gato: consiste en imitar los movimientos de un gato al estirar. Los niños tendrán que colocarse sobre manos y rodillas y, realizando una inspiración profunda, levantar la cabeza y arquear la espalda hacia abajo. Deberán aguantar unos segundos en esta posición, y arquear la espalda hacia arriba, acercando la barbilla al pecho mientras exhalan el aire.


El Yoga para niños es distinto al de los adultos, este utiliza el juego para que conecten con esta actividad. A veces es acompañada de objetos, como balones para realizar distintos ejercicios o utiliza juegos como el que os vamos a explicar a continuación.


El escondite inglés: Este juego es como el tradicional, pero implantamos las posturas de Yoga. Si juegas con tus hijos, ponte contra la pared y cuenta hasta tres en voz alta antes de girarte. Los niños empezarán alejados, se irán acercando y cuando el adulto se gire tendrán que permanecer inmóviles en una postura. Es un juego muy divertido y se convertirá en todo un reto.


¡Animaos a practicar esta disciplina en casa!







5 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo